lunes, 13 de agosto de 2007

El paso a través del Mar Rojo

En las últimas semanas hemos estado siguiendo en la liturgia la historia de Moisés, desde su nacimiento, y especial mención se hace al momento culminante, el paso a través del Mar Rojo, esta narración bíblica pareciera una linda fábula pero si la miramos con otros ojos, ¡Cómo nos habla hoy!

Hoy vivimos en la esclavitud, ya no del Faraón, pero si del consumismo, del hedonismo y de sus esbirros drogadicción y promiscuidad, del individualismo, etc.. Lo peor es que nos sentimos bien en esta realidad, al igual que el pueblo Judío que pese a la esclavitud, que pese al asesinato sistemático de sus niños, muchas veces lamentó dejar Egipto y renegó de la Libertad que Dios le ofreció, nosotros preferimos no hacer el paso por el Desierto y seguir "disfrutando" la "vida loca". Para poder liberarnos, al igual que el pueblo Judío, tenemos que atravesar un mar y también necesitamos renacer por la pascua (paso) interior constante a través de las aguas abiertas por el Espíritu Santo. Una vez que hemos hecho el paso podemos vivir una experiencia de Desierto, al igual que el pueblo Judío somos inmediatistas, queremos las promesas cumplidas ahora ya, y muchas veces por querer ver cumplidos nuestras expectativas no somos capaces de ver las maravillas que el Señor hace por nosotros en este caminar por el desierto. Un discípulo en este mundo muchas veces camina por el desierto, no sabe muy bien hacia donde ir, no sabe que lo espera y ve todo muy negro, a veces pareciera que Dios está lejos pues somos hombres de poca fe, y así como Pedro debemos ser rescatados constantemente de las aguas tormentosas. Pero si ponemos nuestra fe en Dios veremos cuan floreciente es este desierto y como Dios nos pone las herramientas (gracias) para poder hacer un hermoso camino.

El Señor nos bendiga y nos guarde, el Espíritu nos abra la mirada y el corazón y María nos muestre a su divino Hijo, Amén

1 comentario:

Orieta Tuma dijo...

Excelente noticia, es muy importante hoy día poder leer comentarios de nuestra Iglesia en relación a la materia y sobre todo por expertos, ya que mucho tiempo se ha estado en una ignorancia absoluta. con esto la iglesia como madre, está educando a sus hijos, en la sexualidad, tema tan relevante para todos los seres humanos.Sólo nos queda orar con mucho fervor para que los corazones de los cristianos se abran y podamos comenzar una época donde la Vida sea respetada desde su inicio, y la sexualidad regalo tan preciado que se nos ha dado ocupe el lugar que debe.
Felicitaciones!!!!!

Buscador católico